All Articles
All Articles General Productos Guias de Alimentacion Atletas & Colaboradores En las noticias Videos Diversidad

Diferencia entre la recuperación diaria y la recuperación de lesiones

A la hora de recuperarse, ya sea después de un duro día de entrenamiento o al reponerse de una lesión, es fundamental una correcta nutrición. A pesar de sus diferencias, la nutrición para recuperarse de una lesión (ya sea en los tejidos blandos o en los huesos) y la nutrición para recuperarse del entrenamiento diario tienen algunas similitudes importantes.

El objetivo principal del entrenamiento es fortalecerse físicamente, y algo parecido sucede con las lesiones. Cuando tengo que descansar por culpa de una alguna lesión, me gusta ver ese tiempo libre como una oportunidad para trabajar en las debilidades y ser aún más fuerte. Además, con la recuperación siempre intentamos evitar que nuestro cuerpo sufra más daños en un momento en que ya está en situación de estrés, ya sea por entrenar o por el proceso de reparación de las lesiones.

Entonces, ¿cómo puede ayudar la nutrición en estos casos?

En primer lugar, ambas áreas de recuperación requieren cantidades adecuadas de energía. Tanto si el objetivo es tener más fuerza y desarrollar músculo como curar el tejido blando y los huesos, se requiere energía. Existe el mito de que los deportistas lesionados o los que intentan ponerse en forma para una carrera deben restringir su alimentación, cuando esto es precisamente lo último que deberían hacer. Sin la energía necesaria, el cuerpo es incapaz de reponerse, lo que podría obstaculizar el rendimiento, por no hablar de que se prolongaría la recuperación de las lesiones. Teniendo esto en cuenta, la recuperación comienza con la ingesta de carbohidratos durante las sesiones. Por ejemplo, durante una dura sesión de 1 hora en bicicleta, toma un gel GO Energy, o durante entrenamientos de resistencia de más de 2 horas, toma unos 30-60 g de carbohidratos por hora. Esto no solo ayuda a los deportistas a esforzarse más y a rendir mejor, sino que también permite empezar antes el proceso de recuperación, ya que el cuerpo no tiene que estresar otras áreas para producir la energía necesaria para la sesión.

En segundo lugar, es imprescindible recuperarse después de la sesión. Tomar un tentempié o batido después de entrenar que contenga tanto proteínas como carbohidratos, por ejemplo un batido REGO Rapid Recovery, ayuda a iniciar el proceso de recuperación, a la vez que repone la energía perdida durante el entrenamiento, fundamental para el proceso de curación del cuerpo. Esto también puede ayudar a contrarrestar los efectos que el entrenamiento intenso puede tener en el sistema inmunológico, algo muy necesario en estos momentos.

Ahora bien, la diferencia de nutrición para la recuperación del entrenamiento y para las lesiones radica en la suplementación. Al reponerse de una lesión, tomar suplementos para promover la recuperación de daños evidentes puede ayudar a acortar el tiempo de curación lo máximo posible, al tiempo que garantiza que el cuerpo tenga los nutrientes claves necesarios para recuperarse. Por ejemplo, tomar colágeno, vitamina D y calcio puede ayudar a recuperarse de una lesión específica. También se pueden tomar para ayudar a prevenir lesiones durante las sesiones de entrenamiento más intensas. Como deportista, las necesidades de vitaminas y minerales son mayores que las de la población promedio.

Así que para concluir, asegúrate de cuidar de tu nutrición para una recuperación sana de la misma manera que lo harías con tu entrenamiento; tu cuerpo, mente y rendimiento te lo agradecerán.

Written By

Eloise du Luart